viernes, 12 de diciembre de 2008

PONER SONIDOS AL MUNDO, ES JUGAR A SER DIOS.

INVENTARSE UN MUNDO SONORO

Una cosa es poner sonido ambiental, o efectos sonoros a una película realista, caso de la banda internacional, que se suele reponer para poder introducir los diversos doblajes que correspondan a cada país o idioma, y otra es recrear un mundo fantástico, o mejor aún: Los dibujos animados.
Lo digo por que, si en un principio fue el verbo y las cosas no existían si no eran nombradas, en los dibujos animados, los cartoons, lo son menos aún, salvo honrosas excepciones de cine mudo ( ¿realmente vemos o veíamos cine mudo?. Yo recuerdo las sesiones caseras de películas familiares, que no tenían audio, pero sí comentarios y el perpetuo traqueteo de la cinta de 8 mm). Ni las persecuciones del coyote a correcaminos, ni las tiernas historias de Walt Disney, nada sería como es, sin el sonido. Es reinventar un mundo nuevo.

No hablo ya de la "semiótica sonora" que ha ido pasando de generación en generación, ( todavía está por escribir en este país algo sobre su historia ), me refiero a cómo suenan los pasos, los golpes sobrehumanos, las carreras hipersónicas y demás fx sonoros propios de los cartoons, si no a las voces que expresan formas de ser de un conejo, un pato o un ratón. Está claro que no se habla en los "dibus" igual que en el cine, la televisión o el teatro. Pertenecen a otro universo. El de la simulación, la exageración, la mágia "simpática" y empatía sonora.

En realidad uno se siente como un dios que tiene la enorme responsabilidad de dar "alma" a quien no la tiene. De lo bueno o malo, hábil o torpe que sea en poner sonido al silencio horrible de una animación, depende la propia vida del dibujo y de la historia. Así de fuerte. A mi se me antója como el terror del escritor ante el papel en blanco.
Hay que tomar muchas decisiones y delimitar campos de realismo, estéticas y detalles. Cosas del tipo: ¿ voy a poner sonidos reales o inventados? ¿ estética dura o blanda? ( que lo mismo ya te lo da el tipo de trazo del dibujo), ¿voy a ser muy detallista por que pasan pocas cosas o hay tanta acción que sería confuso? ¿ solo seguimiento de acción o hay detalles extraligüisticos ?. Amén de la música: ¿ enlatada u original?. ¿Clásica o moderna? ( pop, rock, sintética, mínimal ....).

Sin ánimo de criticar, recuerden los dibujos Europeos de los 60 y 70. Compárenlos con sus contemporáneos Americanos. Si bien, en la Europa del Este algunos trabajos fueron interesantes, en general, el cartoon Europeo carecía de este lenguaje y formación ( en este caso, hizo mucho la formación e história del Yazz en América, su difusión y retórica en los espectáculos de "cabaret"). Recuerdo los Mortadelo y Filemón ( Incluso "superproducciones" del régimen como "Garbancito de la Mancha" pasaban por alto la riqueza expresiva de los fx), Axterix, los Titín, ... Para mi estaban siempre faltos de sonido, muchos silencios, sosos y sin vida ( me refiero sonoramente ). Si, ya se que no había presupuesto, que no había tradición ...
Profesionalmente se ha avanzado mucho. Parece que el sonido empieza a despertar en los directores que, quizá por esto mismo que digo, han sufrido la falta de tacto, o se han percatado de la importancia que tiene su eficacia expresiva.

Artículos:

1- Ruido expresivo.
2-Ruido y significado.
3-Efectos sonoros grabados y ejecutados.
4-La escucha atenta.
5-El arte del foley.


Estos articulitos, por acabar, destacan la importancia del arte de ruido y su aplicación a las artes escénicas y por ende a lo audiovisual. Del significado que aportan, de la historia de su "globalidad" en el lenguaje, de su semiótica aplicada a la imagen. De la atención puesta en nuestro entorno sonoro, para traducirlo a "realidades" fictícias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario